martes, 10 de abril de 2012

Naturaleza.




Produce una inmensa tristeza pensar que la naturaleza
habla mientras el género humano no escucha.